Descubrió el Hatha Yoga a los 14 años cuando vivía en la isla de Santa Cruz de Tenerife, España, de la mano de Julia Quintana Sandoval (Yoga Arts Academy), oriunda de Australia. Volvió a Buenos Aires, Argentina, a los 17 años donde continuó formándose en Vinyasa Flow Yoga, Biomecánica, Meditación, Reiki y actualmente en Ashtanga Vinyasa Yoga con Fernanda Miralles en Valletierra. Sus clases son un estilo de Yoga Dinámico donde vuelca todo lo aprendido para hacerlas más completas y enriquecedoras. Se toma conciencia de la respiración y se integran cuerpo y mente. Se coordina la respiración con el movimiento, creando secuencias fluídas de posturas/asanas, le sigue una secuencia de cierre y una relajación final.
Su objetivo es fomentar la práctica de esta disciplina y transmitir de la mejor manera posible la esencia del yoga. “Las asanas no son simples ejercicios gimnásticos, y ser flexible o tener destreza física no crea mejores yoguis. El yogui conquista al cuerpo mediante la práctica de estas asanas con constancia y hace de él un vehículo adecuado para el espíritu.”
Por otro lado, estudia Comunicación Audiovisual. Amante del cine documental y la fotografía.