PRANAYAMA

Ya vimos las primeras etapas que el alumno transita en la práctica del Yoga: YAMA, NIYAMA, ASANAS. El cuarto grado según lo acuñado por Pantañjali es la práctica de PRANAYAMAS o control de la respiración. La respiración es la función corporal más relacionada con el Prana (ver post ¿qué es el prana?) o energía vital y la conexión entre cuerpo y mente. Es por ello que los yoguis han desarrollado las técnicas de respiración o pranayamas que trabajamos en las clases de Yoga.

Los objetivos de las mismas son los siguientes: (i) purificar el cuerpo físico y el cuerpo energético; (ii) equilibrar los flujos de las energías vital y mental; (iii) incrementar el nivel de energía o prana; (iiii) regular el flujo de prana para estabilizar la actividad mental.

Posturas para practicar pranayas

pranayama - padmasana - posturas de yoga para practicar pranayamas

padmasana

pranayama - vajrasana - posturas de yoga para practicar pranayamas

vajrasana

En líneas generales podemos decir que un pranayama consta de tres fases: 1- PURAKA (inspiración), 2- ANTAR KUMBHAKA (retención), 3- RECHAKA (espiración). También los hay con retención sin aire en los pulmones que sería una cuarta instancia llamada BAHIR KUMBHAKA.

Dentro del pranayama se destaca el papel que juega KUMBHAKA. Duranet la retención de aire, las energías se equilibran, dando lugar a un aumento del prana lo que induce la mente a un lugar de de consciencia más profundo. Además durante la retención, se produce un efecto activador sobr el kundalini, la energía que tenemos “dormida” en la base de la columna vertebral y que debe ascender hasta el último chakra (SAHASRARA CHAKRA) donde se producirá la unión con la superconsciencia o samadhi.

Hay muchos beneficios que obtenemos con la práctica de pranayamas. Influye positivamente en los tres planos de nuestro cuerpo (físico, mental y espiritual). Mejora la captación de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono. Purifica las vías respiratorias y los pulmones, favoreciendo e incrementando la circulación sanguínea. Asegura la apropiada circulación de los fluidos corporales, beneficiando con esto el proceso digestivo. Purifica la sangre. Tonifica el corazón, la médula espinal, el sistema nervioso y el cerebro. Durante la retención se estimula la respiración celular. Previene enfermedades y otorga gran vitalidad. Purifica los conductos por donde circula la energía y disuelve los bloqueos energéticos. Estimula el rendimiento intelectual, la memoria y proporciona claridad mental. Otorga calma y serenidad.

Y, por último, un aspecto muy importante a destacar es que la práctica de pranayamas induce a un estado mental profundo que facilita llegar a la interiorización, concentración y meditación. Los siguientes pasos en la práctica de Yoga que veremos en futuros posts.

Es muy recomendable comenzar a trabajar de estos ejercicios con un maestro que enseñe y guíe la práctica. Hay varios aspectos a tener en cuenta que podrían escapar a los conocimientos de un principiante. Hay diferentes pranayamas para diferentes necesidades que un maestro podrá enseñar adecuadamente. 

Yogi Ramacharaka - Ciencia Hindu Yogi de la respiración

Mi ejemplar del libro de Ramacharaka

FUENTE: Hernández, Danilo “Las claves del Yoga”.

NOTA: La imagen de este post corresponde a portada del libro “Ciencia hindú yogui de la respiración” de Yogi Ramacharaka que hace ya varios años habita en mi biblioteca. Un pequeño gran libro sobre respiración yogui.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *